Cientos de madrileños participan en la reparación del diente más grande del mundo.

SUBIR